Revista Imagen Politica - Principal

Miercoles
12 de Diciembre de 2018
AMLO anuncia otra vez que se va Romero Dechamps “En tres años vamos a tener la autosuficiencia en gasolinas y no voy a cambiar esa meta. Así se podrán bajar los precios en los combustibles”, prometió el Presidente. | Jorge Hank Rhon espera a sus hijos número 20 y 21 a los 62 años El empresario toluqueño dueño de los casinos “caliente”, contrajo nupcias el 23 de noviembre con Karolina Kabande | UN VIDEO REVELADOR (VÍDEO) Por: Arturo Reyes Isidoro.- Cuando dormía con su niña en el departamento que habitaba en un fraccionamiento privado de Xalapa, a la 1:30 de la mañana del pasado 27 de abril fue detenida María del Rosario Zamora González. (Checa | • Vamos a apoyar a Veracruz: López Obrador.- Habrá solución a productores de caña en la entidad • Nos va a salvar la gran obra de gobernantes posrevolucionarios • Refinería de Minatitlán será modernizada | • Será rehabilitado el puerto de Coatzacoalcos • Se dará solución al problema de los basureros de Coatzacoalcos y de Minatitlán • Serán construidas 9 universidades públicas en las diferentes regiones de Veracruz | LA BUENA VIDA DE CALDERÓN Y PEÑA EN LOS PINOS LE COSTÓ A MEXICANOS MÁS DE 30 MIL MILLONES DE PESOS // LOS NUEVOS SUPER DELEGADOS! | FIDEL-MIGUEL, COMO DOS GOTAS DE AGUA Se han odiado tanto Fidel y Miguel aunque casi son como dos gotas de agua: el Tío Fide impuso a su hijo putativo Javier Duarte y Miguel pretendió enjaretarles a los veracruzanos a su vástago mayor // |
 Twitter  Twitter  Twitter  Contacto
Ricardo Ahued: Morena cacha al trapecista
Ricardo Ahued: Morena cacha al trapecista
Por: Mussio Cardenas Arellano.- Por donde le sople el viento, Ricardo Ahued va. Unos días con el PRI y otros votando contra el PRI. Ahued ya tiene la bendición de Andrés Manuel López Obrador. Es junto con Rocío Nahle, candidato a senador.

Por: Mussio Cardenas Arellano.- Por donde le sople el viento, Ricardo Ahued va. Unos días con el PRI y otros votando contra el PRI. O aprobando las tretas de Javier Duarte —la reducción del período de gobierno— o replicando contra el saqueo a las arcas de Veracruz o sirviendo a la causa panista en el Congreso hasta que Morena lo cachó.

Exorcizado como miles que militaron en la mafia del poder, Ahued ya tiene la bendición de Andrés Manuel López Obrador. Es junto con Rocío Nahle, candidato a senador.

Pepena trapecistas el Dios Peje, o los recicla. Saltan del PRI a Morena, o del PAN a Morena, o del PRD a Morena, así hayan aplaudido a Javier Duarte o a Fidel Herrera Beltrán, o se hayan prestado a suscribir el Pacto por México, o hayan sido operadores del salinismo, los Bahena, los Mijangos, los Barbosa, los Romo, los Moctezuma.

Un conjuro, una expiación y ya. Por la gracia del Dios Peje, son emisarios de la salvación.

Así ocurre con Ricardo Ahued, el virtuoso de los plásticos, trabajador ejemplar, que lidera empresarios y alcanza la presidencia de la Cámara de Comercio de Xalapa, y tiempo después la alcaldía, una diputación federal, una diputación local, siempre de la mano del PRI.

Ahued, en sí, es un activo valioso. O lo es entre no han seguido de cerca el zigzagueo con que se mueve en el poder.

Con el mote del “mejor alcalde de Xalapa”, lo que no tiene mayor mérito pues ahí se concentra el poder real, la inversión a granel, las fuerzas de seguridad, el movimiento de dinero, el desarrollo inmobiliario, la construcción de fraccionamientos, las bases estudiantiles, el fomento a la cultura y hasta el engreimiento de los capitalinos que suponen que trasponiendo el cerro de Macuiltépetl y la hacienda El Lencero lo demás es provincia.

Priista de origen, oriundo de Pachuca, Hidalgo, razón por la que no puede ser gobernador —no es veracruzano por nacimiento—, Ricardo Ahued Bardahuil tiene la etiqueta de ganador. Y la habilidad del que sabiendo que el barco hace agua, sabe caer en la nave enemiga.

Llegó al estrellato político en 2005. Dueño de Casa Ahued, el negocio que hizo florecer, cuenta casi se va a la quiebra por andar de alcalde. Al concluir su gestión aquello era un mar de números rojos y el patrimonio familiar tácitamente se había esfumado.

Gobernaba a todo vapor en los días en que su vecino en el poder era Fidel Herrera Beltrán, iniciador del caos y el saqueo a Veracruz, el ideólogo de la bursatilización, el endeudamiento descomunal,

Frente a palacio de gobierno, su refugio la alcaldía, Ricardo Ahued vio el éxtasis del poder. Observó el culto a la personalidad. Palpó el atropello a la ley. Oyó los alardes de Fidel, el pacto por la gobernabilidad que implicó a priistas, panistas, perredistas y otras rémoras indeseables, la retórica que maquillaba el robo descomunal. Y nunca alzó la voz.

Dejó la alcaldía en 2007. Dos años después tuvo el honor de acompañar a Javier Duarte en la Cámara de Diputados, llegando Ahued con una votación extraordinaria en Xalapa y Duarte con un fraude de antología en Córdoba.

Ahí vio el escándalo de los marranitos entregados por Duarte a Granjas Caroll y ésta los terció hacia la ex primera dama de Veracruz, Rosa Borunda de Herrera. Le daba con todo el panista Miguel Martín López, que luego terminaría siendo acólito del duartismo. Y Ahued sólo vio.

Ese día —4 de noviembre de 2009—, Javier Duarte admitiría que el gobierno fidelista le proporcionaba transporte terrestre y naves aéreas “para el uso de mis atribuciones como representante popular”. Y Ahued ni se inmutó.

Tuvo un gesto digno tres días atrás, el 1 de noviembre. Ante la propuesta de incrementar el IVA de 15 a 16 por ciento, optó por hacerlo en contra.

Ya como diputado local, Ahued es un tipo de claroscuros y de oportunismo manifiesto.

Pregonaba que rechazaría la iniciativa de Javier Duarte a reducir el período de gobierno de seis a dos años. Advertía la trampa. No era en sí una homologación de la elección estatal con los comicios federales para reducir gasto, sino una treta para ahuyentar a los Yunes rojos —Héctor y Pepe— y a Yunes azul —Miguel Ángel— de la sucesión.

Públicamente se definió en contra.

Una charla con Javier Duarte y reculó.

Explicarlo en el Congreso fue peor que dar marcha atrás. Fue el retrato del priista que se hinca ante su gobernador.

“Pero al final de cuentas decidí votar a favor y lo haré en responsabilidad de Ricardo Ahued y con ánimo de comentar lo siguiente: Sentí que se desplazaban dos actores políticos de mi partido, porque se les quitaba la oportunidad de participar. Gozo de la amistad y admiraciones de Pepe Yunes y Héctor Yunes y hubo declaraciones de ellos que también escuchamos y fueron en contra; no nada más la oposición se ha mantenido en este tema. No somos pandilla de nadie, no somos pandilla de Javier Duarte, ni de este gobierno, ni de ninguno. Somos nada más pandilla de nuestras familias, de nuestros actos y de nuestros hechos. No venimos aquí a dialogar un tema tan importante como esta reforma… Ojalá que con esta reforma se logre un poco más de confianza de los electores que ya no quieren saber nada de nosotros. Se ha devaluado la credibilidad en los diputados y partidos y con eso probablemente alineados, tendremos más democracia y más inversiones en salud, pobreza, educación y yo siempre he dicho que la sinceridad y honradez no es de dos años ni de cinco; el que es ratero, déjalo dos meses y acaba con lo que se encuentra”.

Y abundó:

“La honradez no es de años, es de moral, valores y principios y escuché también descalificaciones duras, de alguien que le guardo admiraciones —cada quien se respeta como quiere—, el licenciado Miguel Ángel Yunes, que no deja de ser un actor político importante en Veracruz”.

Y cerró:

“No me tiembla la mano para votar a favor, ni me ha temblado para votar a favor cuando otros partidos y hay muchas coincidencias. No me tiembla la mano ni me tembló como diputado federal para votar a favor de posiciones de otros partidos que a mi juicio, yo sentía que les asistía la razón”.

Luego votaría contra la cuenta pública 2015, plagada artimañas para encubrir el saqueo de Javier Duarte. E increparía cuando el ex gobernador pretendió usar el fideicomiso a la nómina para pagar adeudos a proveedores. Alertó Ahued sobre cifras que no tenían sustento. Algo así como empresas fantasma o contratos fraudulentos.

Eran los días en que hacía causa común con la bancada panista en el Congreso, saboteando hasta el intento de Javier Duarte por imponer fiscal anticorrupción.

Hoy está en Morena. Exorcizado por el Dios Peje, busca ser senador.

Su arrastre, que lo tiene, le asegura al pejapartido otro triunfo en Xalapa. Rocío Nahle, con su exposición nacional como coordinadora de Morena en la Cámara de Diputados, pese a sus tropiezos verbales, el Caso Eva Cadena en que acusa sin pruebas, sus raquíticos resultados legislativos, le acarreará a Morena otro cúmulo de votos en Coatzacoalcos y el sur de Veracruz. Ahí el yunismo azul está perdido.

Morena, pues, cacha al trapecista.

Fracionamiento Salon Texin
Represalias en el Colver contra académicos


Con mentadas de madre Héctor Yunes corre a 'traidor del PRI'


Los sueldazos de los funcionarios públicos



Tribunal Electoral de Puebla ratifica triunfo de Martha Erika Alonso

Ordena juez cancelar alertas migratorias contra suegros de Duarte

NUEVO CATÁLOGO DE DELITOS GRAVES

EL ADIÓS DE LORET, DE RADIO CENTRO

Respetaré fallos de amparos contra Ley de Remuneraciones: López Obrador


Jueces y magistrados transparentan sueldos tras dichos de AMLO

AMLO anuncia otra vez que se va Romero Dechamps

“HONORIS CAUSA” A MARCELO RAMÍREZ



Al estilo PRI, AMLO integrara a Barbosa a gabinete

Salud
Internacionales
Tecnologia