05 de Diciembre de 2022

La marcha del domingo “En defensa del INE”

Por: Arturo Reyes Isidoro.- El domingo en Xalapa la “Marcha por la Democracia”, “#ELINENOSETOCA”, “En defensa del INE”, partirá del Teatro del Estado para llegar a la Plaza Lerdo; en el puerto de Veracruz será en la Plaza de la Soberanía; en Orizaba, en la Alameda esquina Colón. Habrá movilizaciones también en muchas otras ciudades del país, incluyendo la Ciudad de México, así como en Los Ángeles, California, todas a las 10:30 de la mañana.

Será como respuesta a la reforma electoral que propone el presidente López Obrador para modificar la estructura actual del Instituto Nacional Electoral (INE).

Se dará en medio de una guerra ideológica, política, mediática y en las redes sociales; entre quienes se oponen, integrantes de la sociedad civil, y quienes la apoyan, básicamente el oficialismo (la noche del miércoles mediante un desplegado al viejo estilo priista los 22 gobernadores de Morena salieron a respaldar al presidente).

Lo que plantea la iniciativa de AMLO es eliminar al INE para crear un nuevo organismo más pequeño, cuyos integrantes sean electos en votación popular en las urnas; que todos los inmuebles y fideicomisos del organismo electoral pasen a manos del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado; que se achique al Tribunal Electoral y que se apliquen recortes financieros a los órganos electorales.

El argumento de los que están a favor es que se tendría un organismo más barato; el de los que se oponen, que sería menos autónomo y más sometido al gobierno.

A los opositores les preocupa que si se aprueba la reforma se vuelva a épocas pasadas, a la del PRI, cuando el gobierno controlaba los órganos electorales y por lo mismo las elecciones (cosa de recordar cuando en la elección presidencial de 1988, siendo secretario de Gobernación Manuel Bartlett, quien organizaba las elecciones, le robó el triunfo a Cuauhtémoc Cárdenas para dárselo a Carlos Salinas de Gortari).

Intolerante, AMLO insulta a quienes participarán

Es el propio presidente quien ha calentado el ambiente de confrontación que priva al insultar a quienes marcharán, olvidándosele que en 2006 él encabezó un plantón que bloqueó el Paseo de la Reforma en la Ciudad de México durante 47 días.

No ha bajado a quienes participarán en la movilización de rateros, hipócritas, deshonestos y sin autoridad moral, cretinos, corruptazos, aspirantes a fifís, lambiscones, queda bien con los machuchones, conservadores, racistas, clasistas, ladinos e intelectuales orgánicos, entre otros improperios.

Si muchos apoyaban las marchas y las protestas, la defensa del INE, solo de manera verbal o por escrito, ahora, exacerbados por AMLO, harán presencia física el domingo, de tal modo que es el propio presidente quien se ha convertido en el mejor promotor de la manifestación, que se espera masiva.

Por supuesto, la atención estará centrada en lo que suceda en la capital del país, donde los organizadores de la marcha no le siguieron el juego a López Obrador y decidieron no llegar al Zócalo, a donde pretendía que llegaran, de tal forma que irán del Ángel de la Independencia al Monumento a la Revolución.

Habrá un solo orador, José Woldenberg, el primer consejero presidente del Instituto Federal Electoral (IFE) autónomo y ciudadano, en 1997, antecedente del INE.

Sobre el tema, ayer el columnista Salvador García Soto publicó un texto en El Universal que creo que concreta la inquietud ciudadana por la reforma y sus consecuencias. Cito los dos últimos párrafos:

“Para decirlo claramente, la Reforma Electoral de López Obrador es una canasta llena de dulces envenenados, porque todos queremos una democracia más barata, unos partidos que nos cuesten menos y representantes populares que se ganen su puesto con votos; pero ofrecer todo eso a cambio de tomar por asalto al INE y controlarlo con consejeros electorales electos por las masas y por las estructuras electorales del gobierno, sería para los mexicanos un costo demasiado alto y para la aún inacabada democracia mexicana un brutal retroceso.

La última vez que dejamos a los gobiernos controlar las elecciones, tuvimos que aguantar 75 años de un solo partido de Estado y un régimen de fraude, corrupción y represión de las libertadas políticas y sociales. ¿Eso queremos para otros 75 años ahora con Morena y su autonombrada 4T?”

Oportunidad para hacer escuchar y valer la voz ciudadana

En mi opinión, la jornada del domingo es una gran oportunidad para que los mexicanos inconformes con el presidente y su gobierno salgan a manifestarse de manera pacífica. Si lo hacen, será un sano ejercicio democrático.

Esto es, el país está muy polarizado por culpa del propio López Obrador, y por ningún motivo debemos agravar más el estado de confrontación que priva entre los mexicanos al grado de que un día lleguemos al enfrentamiento violento, como ha ocurrido con los venezolanos.

Por eso todos los inconformes deben salir a la calle a exigir que se les escuche, que se manifiesten dentro de la ley, pero que, además, su presencia sea una advertencia al presidente, hoy AMLO y después el que venga, de que hay un pueblo dispuesto a defender sus instituciones y que le exige respeto al orden legal; que le recuerde que el país es de todos, no solo de una voluntad personal.

Ya veremos la respuesta ciudadana. Si quienes no están de acuerdo y se quedan callados y en sus casas, entonces no tendrán luego ningún derecho a estar de quejumbrosos, lamentándose del estado de cosas.

PUBLICIDAD

COLUMNAS

Nota: Lo escrito en las columnas que aparecen son responsabilidad de su autor, pueden o no coincidir con el criterio.

VIDEO

ENTREVISTA COMPLETA DE JAVIER DUARTE EN DESPIERTA - DESPIERTA
Ataque a bar de Coatzacoalcos, Veracruz, deja 23 personas muertas
DENGUE: SABER PARA PREVENIR