14 de Noviembre de 2019

AMLO, DEBE PEDIR LICENCIA

AGUSTÍN CONTRERAS ESTEIN

LÍNEA POLÍTICA

DE ACUERDO al artículo ciento cincuenta del Código Penal Federal, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, así como parte de su gabinete que tiene que ver con el caso de la evasión del hijo del Chapo, así considerada, después de que había sido detenido y que estaba en manos de la Fiscalía General del Estado de Sinaloa, sin que hubiera mediado la intervención de un Juez competente, deben separarse de su cargo inmediatamente, además de enfrentar los cargos que se establecen y ser juzgados para recibir la pena correspondiente, fijada en la legislación penal federal.

 

“Artículo 150.- Se aplicarán de seis meses a nueve años de prisión al que favoreciere la evasión de algúndetenido, procesado o condenado. Si el detenido o procesado estuviese inculpado por delito o delitos contra la salud, a la persona que favoreciere su evasión se le impondrán de siete a quince años de prisión, o bien, tratándose de la evasión de un condenado, se aumentarán hasta veinte años de prisión. Si quien propicie la evasión fuese servidor público, se le incrementará la pena en una tercera parte de las penas señaladas en este artículo, según corresponda. Además será destituido de su empleo y se le inhabilitará para obtener otro durante un período de ocho a doce años.”

 

Como en el caso del Presidente de la República, cuyo cargo es proveniente de una elección popular, no podrá renunciar, pero sí pedir licencia ante el Congreso de la Unión, a fin de responder a las exigencias de la ley, específicamente las que señala el artículo mencionado anteriormente y que claro dice que siendo un servidor público, debe ser destituido e inhabilitado para ejercer el cargo, durante un periodo que oscilará entre los ocho y doce años.

 

Es claro que en estos momentos y con la soberbia con la que actúa el mandatario nacional, no hará lo que dice la ley, por lo que debe intervenir directamente el Congreso federal, pues el artículo ciento cincuenta del Código Penal Federal, el cual ya se transcribió en párrafos anteriores, también afirma claramente que los funcionarios que hayan participado en estas acciones de evasión de un detenido, debe ser destituido, por lo que si el Presidente, no pide licencia voluntariamente, el congreso sí puede destituirlo e inhabilitarlo.

 

Por lo que corresponde a los demás integrantes del gabinete federal, que tuvieron que ver directamente con el caso “Culiacán”, deben ser renunciados, ya que su cargo se debe a una designación del propio depositario del Poder Ejecutivo Federal.

 

Es así como la situación se complica para el Presidente de la República, así como para todos aquellos servidores públicos que junto al mandatario nacional, tomaron las decisiones de liberar al reo, aunque tal liberación correspondiera a un acto de prevención por mayores consecuencias entre la población, ya que debió tomar conocimiento del caso, el Juez correspondiente, quien atendiendo las necesidades de la crisis, pudiera haber dictado orden de aprehensión y posteriormente su liberación por alguna causa que pudiera considerarse importante.

 

Es claro que hubo equivocaciones y que al margen de las mismas, hayan intervenido otras cuestiones que el pueblo mexicano, ha comenzado a digerir, como los supuestos compromisos del gobierno federal, con los grupos organizados del crimen, tal y como se ha venido difundiendo, sin que haya, hasta el momento pruebas contundentes que así lo determinen.

 

De cualquier manera, por los errores cometidos y por la falta de cuidado en los operativos, así como la inexperiencia del gabinete de seguridad, se dan todos los elementos para que los funcionarios públicos, comenzando por el Presidente, que es el Jefe de las Instituciones y quien dice la última palabra en estos casos, deben, el primero, pedir la licencia correspondiente a su cargo, y los segundos, renunciar definitivamente, independientemente de las investigaciones que se hagan al respecto, como se supone que ya se están haciendo para encontrar o no, las responsabilidades de los funcionarios que tuvieron a su cargo estas decisiones.

 

Y es que todos, en este caso, debieron tomar la responsabilidad como suya, pues el Presidente, el más responsable de estas acciones, prácticamente, le pasó la bolita al gabinete de seguridad, cuando él es el Jefe de todos y que el tomó, no hay duda, la decisión de actuar y dejar en libertad, posteriormente, al hijo del Chapo Guzmán.

 

El Presidente, como se sabe, no se ha hecho responsable de sus acciones y eso debilita a la nación, a todos los mexicanos, que ahora más que nunca, se encuentran en un verdadero estado de indefensión, pues si el Presidente, se margina de esta responsabilidad, culpando, incluso, al pasado de estos sucesos, cosa que da risa, pero que a la vez, preocupa, que será pues de los ciudadanos de esta país, que no cuentan ni contarán en el futuro con esta importante garantía de seguridad, de paz y de tranquilidad.

 

                                                 --------------------------

 

PERO, ¡QUÉ BARBARIDAD!.

 

AHORA RESULTA QUE después de los hechos de Culiacán, Sinaloa, que cimbraron al país, en unas cuantas horas, los familiares del hijo del Chapo Guzmán, le están dando gracias al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, por haberles entregado al reo, y que además, con cinismo, ofrecen reparar los daños causados por la balacera, refiriéndose, quizá, a los daños materiales, porque las vidas que se perdieron, tanto de militares como de civiles, no hay reparación que valga, pues se han perdido vidas humanas y han dejado familias sin amparo, porque en algunos casos, murieron civiles y militares que tenían una familia que proteger.

 

Del gobierno no se esperará mucho, porque bien es sabido que no le importa nada, a pesar de que en la mayoría de caso, fueron militares que se ganan la vida y la de su familia arriesgando, como en este caso, su propia existencia, la de su familia y la estabilidad futura de quien o quienes dejan en el desamparo.

 

Se le agradece al Presidente, por parte de familiares del reo, hijo del Chapo Guzmán, por haberlo dejado libre, cuando en realidad, se sabe, que presionaron a las autoridades a tomar esta decisión, amenazando con quitar la vida a personas ajenas a su movimiento o negocios ilegales, entre ellos, según se sabe, a niños que aún no entienden esta carencia de valores de los mayores.

 

Sin embargo, más que gracias al Presidente, los familiares del detenido y liberado posteriormente, deberían pedir disculpas a los familiares de los caídos, a todos los mexicanos, en general, que en este momento se están dando cuenta de cómo su país, se esta desquebrajando y debilitando ante la mirada del mundo, quien critica y con justa razón, de que en México, no hay garantías que se respeten, no hay orden ni gobierno, ni tampoco voluntad para hacer las cosas bien y sobre todo, para dejar la venganza que se está manejando todos los días en contra del pasado y en contra, eso sí, del propio país y de los propios mexicanos en general.

 

                                                ------------------------

 

EL NARCO, DISPUESTO A CREAR UNIVERSIDADES.

 

TAMBIEN SE HA SABIDO, a raíz de los acontecimientos de Culiacán, que han dado la vuelta al mundo, que ahora los familiares de la delincuencia organizada, están por invertir en la construcción de universidades.

 

Es más, que se invitará al Presidente de la República, a que se ponga la primera piedra de estas instituciones educativas.

 

Vaya, que los mexicanos en general, ya no entienden claramente lo que está sucediendo en México, lo que está sucediendo en su gobierno, lo que está pasando con los falsos profetas que de pronto inventaron la cuarta transformación como un lema de campaña política, y no de una verdadera necesidad social del pueblo mexicano.

 

México, ahora se sabe, fue astutamente engañado.

 

 ------------------------

 

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

 

NUESTRO CORREO: ac_stein58@live.com.mx